Civic News
Entrepreneurs / Immigration / Thriving

En el crisol multicultural de Miami, florece el espíritu empresarial de los inmigrantes

Para estos cinco fundadores de la Ciudad Mágica, prosperar significa no solo convertir sus sueños empresariales en realidad, sino integrarse de manera significativa y contribuir a sus comunidades.

Clockwise from left: Natalia Martínez-Kalinina, Suzan McDowell, Rosa Polo, Rodrigo Butori and JP Aramouni. (Technical.ly/Julie Zeglen/courtesy sources)

Este informe forma parte de Thriving, una iniciativa de narración de historias de un año de duración de Technical.ly centrada en las experiencias vividas de los residentes de Filadelfia y de ciudades comparables. El objetivo es generar conocimientos sobre las oportunidades económicas y obstáculos en sus trayectorias hacia la seguridad financiera. Aquí está a quiénes estamos enfocando y por qué.

Este artículo fue traducido del inglés por ChatGPT y editado por María Romero. Read the original English version of this article here.
En Miami, el emprendimiento de los inmigrantes es la norma, no la excepción.

Las estimaciones más recientes del censo indican que el 54% del condado de Miami-Dade es de origen extranjero, en comparación con el 13,6% de todo Estados Unidos. Sin embargo, va más allá de eso: una investigación de la Oficina de Nuevos Americanos del condado en colaboración con el Fondo de Investigación de la Nueva Economía Americana encontró que en 2019, los inmigrantes representaron un asombroso 73,9% de todos los empresarios en Miami-Dade, lo que equivale a aproximadamente 145,100 individuos inmigrantes que generaron $2.9 mil millones en ingresos comerciales mientras trabajaban para sus propios negocios.

Siendo una ciudad relativamente joven, los inmigrantes formaron parte del ADN original de Miami, con los bahameños responsables de construir gran parte de la ciudad en sus inicios. La geografía por sí sola la predispone a ser un centro de inmigración: como la metrópolis más al sur del país, muchas ciudades de América Central y del Sur están más cerca de Miami que de otras ciudades estadounidenses. Está tan cerca de Europa y África como cualquier otra ciudad de la costa este, y a unas pocas horas en barco del Caribe. Si a esto le sumamos un estudio nacional reciente que encontró que, per cápita, los inmigrantes tienen aproximadamente un 80% más de probabilidad de iniciar un negocio que los ciudadanos nacidos en Estados Unidos, no sorprende que Miami haya terminado siendo un próspero centro de emprendimiento de inmigrantes.

“Los datos son realmente incuestionables acerca de los inmigrantes como impulsores de la innovación y del desarrollo económico”, dijo Natalia Martínez-Kalinina, fundadora de Base y dos veces inmigrante, a Technical.ly.

“En Miami, puedes verlo constantemente hasta tal punto [que] creo que incluso podríamos habernos acostumbrado a ello y quizás lo damos por sentado”, dijo sobre el emprendimiento de los inmigrantes. “Pero es bastante notable cómo ocurre, desde la bodega de la esquina, hasta la concesionaria de automóviles, pasando por el gran bufete de abogados, hasta la interesante startup de mil millones de dólares. Lo vemos en un espectro realmente diverso y es realmente sorprendente”.

Emigrando en décadas pasadas desde todo el Caribe, América del Sur y tan lejos como Líbano, lanzando negocios en marketing, tecnología y gastronomía, las historias de los miamenses que leerás a continuación forman parte de la serie de reportajes anuales de Technical.ly llamada Thriving, una mirada a las experiencias de personas en áreas metropolitanas de todo Estados Unidos para comparar las oportunidades y obstáculos que encuentran en su búsqueda de seguridad financiera y libertad.

Percent of US Residents Immigrant Entrepreneurs

Immigrant entrepreneurs in sample US cities. (Technical.ly)

Para estos miamenses, prosperar no solo significa hacer realidad sus sueños empresariales; significa integrarse de manera significativa y contribuir a sus comunidades.. El sentido de prosperidad de los empresarios inmigrantes se mide en parte por el éxito y el bienestar de las otras personas y lugares con los que comparten la Ciudad Mágica.

Natalia Martínez-Kalinina: ‘Las vidas personales y profesionales se están fusionando’

Natalia Martínez-Kalinina es una inmigrante en dos ocasiones nacida de padres cubanos y rusos: “Emigré principalmente de Cuba a México y luego de México a los Estados Unidos”, explicó.

Explicar su historia como inmigrante es algo que ha dominado. Sin embargo, describirse a sí misma como emprendedora resulta un poco más difícil.

“Durante la mayor parte de mi carrera, siempre decía que era “muy” emprendedora, pero no “realmente” una emprendedora”, dijo Martínez-Kalinina, quien está en los treintas. “Me gustaba iniciar proyectos y liderar diferentes iniciativas y hacer expansiones de cosas, pero generalmente dentro de los límites de una empresa diferente y establecida”.

(Courtesy Natalia Martínez-Kalinina/Ekaterina Shcherbakova)

“En mi mente, realmente tuve dificultades para definirme como emprendedora durante mucho tiempo porque tengo un gran respeto por los emprendedores y he tenido el privilegio, y diría que también el dolor de cabeza, porque es un mundo complicado, de trabajar con, apoyar y asesorar a emprendedores durante la década que he vivido en Miami”, dijo.

Sin embargo, es un título que ha ganado indudablemente, actualmente como fundadora de Base, una comunidad de membresía centrada en experiencias sociales que se está lanzando en Miami, pero antes como fundadora y directora de NMK Group, una empresa de asesoramiento centrada en el desarrollo económico, procesos organizativos y de capital humano, y estrategia de impacto.

Y eso sin mencionar sus habilidades como fundadora y co fundadora en proyectos tan variados como una fundación local de micro subvenciones, una exposición anual coincidente con Art Basel Miami Beach y un popular evento semanal de #MiamiTech Happy Hour a nivel nacional e industrial, entre otros proyectos.

Habiendo vivido previamente en Boston y Nueva York, su llegada a Miami en 2012 pareció ocurrir en el momento justo.

“Fue un momento interesante porque las cosas que eran nuevas para mí también eran nuevas en el discurso de Miami. Así que, como recién llegada, parecía un momento realmente interesante porque todos estábamos aprendiendo cosas juntos”, dijo Martínez-Kalinina sobre sus primeros días como emprendedora. “Hizo que fuera realmente accesible tratar de aprender algunos de estos temas [de negocios] y sentir que podía entenderlos”, en comparación, imagina, con llegar a los mundos corporativos más establecidos de Nueva York o San Francisco.

Con el tiempo y el esfuerzo, “mi vida personal y profesional están convergiendo de una manera que realmente está alineada con mis valores”, dijo Martínez-Kalinina.

“Para mí, prosperar se trata de construir comunidad y beneficiar a la comunidad. Así que me siento particularmente emocionada de estar construyendo Base, especialmente con mis dos cofundadores, porque creo que estamos construyendo una empresa que agrega valor y crea comunidad”, dijo. “Para mí personalmente, es una forma muy tangible de definir lo que siento que es prosperar”.

Rodrigo Butori: ‘Estaba viviendo y cumpliendo mi propio sueño’

Rodrigo Butori, director creativo freelance de 49 años, nació en Brasil y comenzó su carrera en publicidad a los 18 años. A los 25, sin haber completado una carrera universitaria, ya era el exitoso dueño de una agencia en una combinación de director creativo-agencia.

“En ese momento me di cuenta de que era demasiado joven y sin experiencia para llevar un negocio por mi cuenta”, dijo Butori a Technical.ly. En ese momento, pensó: “Tal vez empezar de nuevo en un país como Estados Unidos era mi forma de obtener algún tipo de graduación”.

(Courtesy Rodrigo Butori)

Se mudó a Los Ángeles en 2001 en busca de una pasantía y, durante la próxima década, pasó de agencia en agencia, recuperando su posición de director creativo que dejó en Brasil. En 2010, recibió una llamada de dos copropietarios inmigrantes de una agencia con oficinas en Portland, Buenos Aires y Miami.

“‘Tienes ambos mundos: el de ser brasileño y trabajar en América Latina, y la experiencia de trabajar en Estados Unidos'”, relató Butori sobre la propuesta de los copropietarios. “‘¿Por qué no te unes a nosotros?'”

Junto con su joven familia, se mudó a Miami y reinició su vida nuevamente, logrando un exitoso período de ocho años con esa agencia que concluyó en 2018.

“Fue el final de un ciclo: la agencia se vendió a un grupo más grande y era hora de irme”, dijo. “Y en ese momento, fue cuando comencé mi carrera como emprendedor, si quieres llamarlo así. Comencé a caminar por mi cuenta. Pasé de ser un empleado que trabajaba para el sueño de otra persona a seguir mi propio sueño”.

Un año o así de éxito como freelance para agencias en todo el país y América Latina se detuvo abruptamente con la pandemia. Sin embargo, por otro lado, aumentó la viabilidad y aceptación del trabajo remoto. A medida que el país comenzaba a salir de lo peor de la pandemia, “el teléfono volvió a sonar y fue un momento muy ocupado”, dijo. “2021 y 2022 fueron años muy ocupados”.

“A lo largo de este período como freelance, ahora estaba viviendo y cumpliendo mi propio sueño”, dijo Butori. “Mi sueño también era comenzar algo que devolviera de alguna manera a un lugar que fue fundamental en mi vida, que es el océano, y así fue como comencé ‘Plastic Fisherman‘, un movimiento global que utiliza la creatividad para llamar la atención sobre la contaminación del océano. Es un proyecto que quiere convertirse en algo que pueda mantenerse a sí mismo, y una iniciativa de la que está 100% seguro de que no habría podido comenzar si no hubiera incursionado en el emprendimiento.

“Es difícil imaginar volver a ser una pieza en el engranaje de otra persona en lugar de poder decidir y ser dueño de tu propia vida”, dijo Butori, quien compara el equilibrio entre su carrera como freelance y el crecimiento de Plastic Fisherman con “hacer malabares con platos”.

La filosofía de Butori es hacer que todo lo que hace y a dónde va, ya sea entrar en un nuevo acuerdo de trabajo o entrar a una fiesta “0.5% mejor o 1% mejor o 10% mejor” de lo que era cuando llegó: “Siempre quise dejar no solo una influencia positiva, sino de alguna manera hacer las cosas un poco mejores”.

“Así que creo que prosperar para mí es eso”, dijo. “Para mí, eso es una señal de éxito”.

Rosa Polo: Convirtiendo grandes sueños en realidad

Rosa Polo, de 67 años, llegó a Estados Unidos en 1984 huyendo del terrorismo en Perú en busca del sueño americano. Aunque llegó sin documentos, llevaba consigo determinación, así como un deseo duradero y una preferencia por trabajar por cuenta propia, y la confianza en que podía lograrlo.

Hablando con su hijo como traductor, Polo explica que, aunque estudió nutrición y dietética en Perú, sus primeros años en Miami los pasó como ama de llaves. Sin embargo, ese trabajo resultó ser una excelente oportunidad para desarrollar su espíritu emprendedor. La limpieza del hogar también significaba ayudar a sus clientes a organizar comidas y fiestas, para las cuales ella se encargaba de la cocina. Las excelentes críticas de sus comidas por parte de los anfitriones y los invitados sembraron la semilla de lo que se convertiría en su propio negocio de catering y eventos, que dirigió durante casi 20 años antes de hacer una pausa para recibir tratamiento médico.

(Courtesy Rosa Polo)

Sus logros solo continúan desde allí. En 2015, Polo estableció el récord mundial Guinness por preparar el tazón de quinua más grande, un cultivo ancestral de su país natal. Como una de las mejores estudiantes de Le Cordon Bleu, Polo fue invitada a cocinar en un evento de recaudación de fondos para Obama en la casa del Salón de la Fama de la NBA, Alonzo Mourning. Un honor por derecho propio, esa noche la llevó a una invitación para cocinar en la Casa Blanca como parte de una celebración del Día de la Independencia de Perú.

La chef Polo ha recibido honores en todo Perú, incluyendo las llaves de muchas ciudades y una aparición ante el Congreso peruano. De regreso en Miami-Dade, dos municipalidades locales han emitido proclamaciones de un “Día de Rosa Polo.”

Para Polo, prosperar significa convertir los grandes sueños con los que llegó a Estados Unidos en realidad. Como madre, es criar a dos hijos que han encontrado el éxito en sus propias vidas. Y como inmigrante, es que ha podido ayudar a quienes están involucrados en la cosecha y exportación de quinua en Perú al elevar el perfil de este antiguo grano andino aquí en Estados Unidos.

Suzan McDowell: ‘Es paz financiera’

“La gente viene a mí cuando quieren acceder a la comunidad afroamericana en el sur de Florida de diversas maneras”, dijo Suzan McDowell, fundadora de Circle of One Marketing, una agencia de publicidad de servicio completo. “En ese espacio de marketing para la comunidad afroamericana en Miami, dominamos”.

McDowell, que se autodenomina “Jamerican” de nacimiento con una madre estadounidense y un padre jamaicano, nació y se crió en la isla. Ella admite que estaba ciega ante el espíritu emprendedor que se mostraba en su infancia en la consulta dental muy exitosa de su padre.

“No fue hasta que me convertí en dueña de un pequeño negocio que vi a mi papá como dueño de un pequeño negocio. Él era solo mi papá que siempre me hacía trabajos dentales; nunca pensaría en él como un empresario”, le dijo a Technical.ly. “Personalmente, siempre me ha motivado el ser exitosa debido a mi familia, no querer decepcionar al Dr. McDowell… Para mí, es el legado de los McDowell en Jamaica lo que quiero asegurarme de dejar una huella en América para mi familia jamaicana”.

(Courtesy Suzan McDowell)

McDowell llegó a Miami hace más de 30 años desde Los Ángeles, pensando que solo estaría aquí por un corto tiempo para ocuparse de asuntos familiares. Eso se convirtió en 12 años trabajando en una emisora de radio local vendiendo publicidad, mientras escuchaba sus conceptos erróneos sobre los consumidores afroamericanos locales y desarrollaba una comprensión que serviría como plataforma de lanzamiento para Circle of One.

“Porque obtuve esa información, me permitió descubrir cómo vender a la comunidad afroamericana en el sur de Florida en general”, dijo. “Esa experiencia particular en Miami me ayudó a entender cómo prosperar en Miami”.

Pero en realidad, fue un evento que produjo como ex vicepresidenta de Planned Parenthood of Miami, una fiesta llamada Safe Sex and the City, lo que “abrió algo en mí [y] cambió mi vida por completo”. Después de organizar la fiesta y mientras aún trabajaba en la emisora de radio, alguien llamó a McDowell para que produjera una campaña de marketing y, a pesar de las protestas de McDowell, insistieron en que era capaz. Así que, estableciéndose con la producción de eventos, McDowell acumuló éxitos y construyó la agencia durante un año y medio mientras trabajaba en la emisora antes de dedicarse por completo a ella.

“Mi visión original para Circle of One era crear una agencia de publicidad fresca y moderna con un grupo de profesionales multiculturales fantásticos que hicieran campañas de marketing geniales, y eso es lo que hemos logrado”, concluyó. “Se ha convertido en algo más de lo que pensé que sería, pero esa es la posición que ocupamos”. Sus aspiraciones para el negocio incluyen expandirse a otras ciudades y lanzar un programa de aprendices sin fines de lucro.

En cuanto a lo que significa prosperar para McDowell: “Desde una perspectiva empresarial, [significa] que se me considera una maestra en mi industria, lo cual soy, y prosperar significa que no tienes que preocuparte por el dinero”, dijo la mujer en sus cuarentas. “No puedo decir cuánto dinero es, porque podría ser $10, podría ser $10 millones; es la paz financiera”.

Pero su sentido de prosperidad también depende de su capacidad para contagiarla.

“Una de las razones por las que sé que Circle [of One] está prosperando, y lo que me enorgullece, es que hemos empleado a mucha gente”, dijo McDowell. “Se han construido negocios a partir de la experiencia que las personas han obtenido de Circle; ha prolongado la vida de muchos negocios de personas… El hecho de que mi negocio haya permitido que otras personas prosperen hace que mi negocio sea un negocio próspero”.

JP Aramouni: ‘Tienes este impulso en el que todos están haciendo algo’

JP Aramouni, de 39 años, nació en Líbano durante el apogeo de la Guerra Civil en la década de 1980, “cuando el país estaba básicamente desgarrado”, dijo. Recuerda cómo de una semana a la siguiente, la imagen de su infancia pasó de jugar al aire libre a buscar refugio.

A los 7 años, su familia se mudó a San Diego, diciéndole a Aramouni que el viaje era solo una visita para ver a la familia:

“Pasé mi infancia, diría desde los 7 años hasta la adolescencia, simplemente recolectando cosas para llevar de vuelta a mis amigos, pensando que íbamos a regresar en algún momento”. No fue hasta que obtuvo su ciudadanía a los 17 años que se cristalizó que Estados Unidos era su nuevo hogar permanente.

(Courtesy JP Aramouni)

Poco después, asistió a la universidad “con la idea de querer estudiar desarrollo económico y contribuir a los países en desarrollo, especialmente viniendo de un país en guerra en ese momento”. Después de graduarse y tres días después de comenzar un trabajo de consultoría en Washington DC, fue enviado al extranjero. Fue un movimiento que lanzaría una década viviendo por todo el mundo. Después de completar la escuela de negocios en el extranjero, cambió al sector tecnológico y se unió a Uber en sus primeros días para una “oportunidad única en la vida” de lanzar la tecnología en otros países.

Aramouni finalmente se mudaría a Miami en el 2019.

“La idea era querer regresar para estar más cerca de la familia, al menos a un vuelo de distancia”, dijo. “Realmente no tenía ningún atractivo real hacia Miami antes, pero una de las empresas a las que asesoraba y que me ofreció un trabajo de tiempo completo acababa de abrir una sede aquí, así que vine a visitar por un día en enero de 2019 y pensé, ‘Esta ciudad se siente increíble'”.

Quizás no sorprenda dado la demografía de Miami-Dade, “[Miami] se siente como todos estos países en desarrollo en los que he pasado tiempo porque tienes este impulso en el que todos están haciendo algo, todos están luchando, las personas están construyendo cosas, hay nuevos proyectos que surgen aquí y allá”, dijo Aramouni. “[Hay] este tipo de cambio rápido que no ves en la mayoría de las ciudades desarrolladas en Estados Unidos. En Miami, tienes este impulso que solo vi en los mercados emergentes, así que eso es lo que me emocionó de Miami y eso es lo que me ha mantenido aquí”.

La startup de Aramouni, Plaey, es la tercera empresa que funda.

Justo antes de llegar a Miami, comenzó un negocio de asesoramiento que ayuda a los fundadores y equipos de liderazgo con la expansión al mercado y la estrategia de crecimiento, y que todavía mantiene a medio tiempo. A finales de 2019, cofundó Blue Space. Inspirados por una empresa con sede en Miami que activa estacionamientos como cocinas fantasmas, Aramouni y su cofundador activaron los amarres vacíos de las marinas de Miami como espacios de estudio flotantes “y básicamente crearon un WeWork en el agua”.

La idea resultó especialmente acertada ya que la pandemia puso un valor en el acceso a espacios bien ventilados. Él y su socio de negocios vendieron Blue Space el año pasado.

Con Plaey, Aramouni aborda el problema de la soledad y el agotamiento entre los trabajadores remotos (que se mudaron a Miami en masa durante la pandemia). No es de extrañar entonces que diga que para prosperar profesionalmente tiene “que sentir que estoy trabajando en algo que va más allá de mí, que tiene un propósito que impacta a la sociedad en su conjunto y que está cambiando el comportamiento de las personas de alguna manera”.

“Se trata de construir un negocio sostenible y escalable y también impactante, como emprendedor específicamente, crear algo que no existe y que tenga impacto en las personas de formas que no habrían imaginado”, dijo. En cuanto a prosperar a nivel personal, es “tener tiempo para ti mismo, para tus amigos, para tu pareja, simplemente poder salir de tu cabeza y realmente tener un sistema de apoyo que va más allá de ti”.

Series: Thriving

Before you go...

Please consider supporting Technical.ly to keep our independent journalism strong. Unlike most business-focused media outlets, we don’t have a paywall. Instead, we count on your personal and organizational support.

Our services Preferred partners The journalism fund
Engagement

Join our growing Slack community

Join 5,000 tech professionals and entrepreneurs in our community Slack today!

Trending

Track power outages with ‘Is PECO Okay,’ a new site from the Philly dev behind ‘Is SEPTA F*cked’

Howard University’s Black Commerce Conference doubles in size for its return on Juneteenth

Welcome to Camp Apple Intelligence

9 inclusivity recommendations for tech workplaces from Philadelphia youth

Technically Media